"En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y Dios vio que estaba bien. El verde de los árboles, la altura de las montañas, el croar de las ranas. Todo era armonía. Y entonces Dios creó el primer mostrador... y una hueste de clientes surgió de las tinieblas. Y Dios calló y el mundo ya nunca fue el mismo".

lunes, 13 de agosto de 2007

Boquitas pintadas

Se había formado una fila considerable.
Eran las vísperas de algún feriado.
Entre envolver los libros y pasar las tarjetas apenas si levantaba la vista.
Hasta que pasó lo inevitable:

(hablándole a la cajera mientras cortaba el papel de regalo)
-¿Le cobrás a la señora?
-Te agradecería que me llames señor.

Entonces levanto la vista y me doy cuenta que eso que veía con el rabillo del ojo, esa silueta colorida con un pañuelo atado al cuello era efectivamente un hombre, aunque su voz afirmaba lo contrario.

10 comentarios:

Chinita Jodida dijo...

Cada tanto, cuando llama alguien que no me conoce, me dice:
Nena, pasáme con tu mamá...

ojos de suri dijo...

ja! ja! es inevitable...




una contentura leer este blog

Naty dijo...

Uhhh! Uno de esos momentos en donde uno dice "tierra tragame"! Te compadezco!

Faby dijo...

Ouch!!! yo estaría ya a cuadritos y de todos los colores conocidos + los que se puedan inventar... :S
Besitosssssss, como siempre un placer leer este blog
:)

YosoyineS dijo...

Uuuuhhh, queee feoooo. Jajaja, es como cuando ves a alguien muy gorda y le preguntás cuántos meses tiene de embarazo, o viceversa. Dejá, paso, jajaja.

Un abrazo

Gabriel a secas dijo...

-Preferiria que me llames señor
-Yo no señora...aqui tiene su libro

elcabeza dijo...

Le paso hasta al mas ilustrado, no se preocupe capitan, todos en algun momento sufrimos la verguenza de enterrar el pie en el fondo de la lata.

Walterio dijo...

Leéme y llamame Martha!

Camilo dijo...

A no preocuparse Capitán... no existe persona en esta tierra que no haya metido la gamba hasta el fondo en alguna ocasión.
A veces por descuido, a veces por estupidez, lo cierto es no hay manera de salir airoso de tremendo pifie. Lo único que queda es pedir disculpas (o hacerse el Boludo).

Maguitxu dijo...

Ya lo dijo Sor Juana... "Hombre necio que lo acusáis de mujer sin razón..."