"En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y Dios vio que estaba bien. El verde de los árboles, la altura de las montañas, el croar de las ranas. Todo era armonía. Y entonces Dios creó el primer mostrador... y una hueste de clientes surgió de las tinieblas. Y Dios calló y el mundo ya nunca fue el mismo".

martes, 5 de junio de 2007

Taxonomía

Desde hace tiempo muy dentro de mí un naturalista está tomando forma.
Un pequeño Darwin observa, toma nota y clasifica mentalmente a los clientes.

Los caminadores: No logran mantenerse en la caja por más de cinco segundos seguidos. Dejan los libros para abonar pero enseguida se alejan a mirar otro. Basta que uno quiera atender al próximo cliente para que corran al mostrador a cerrar su compra.

Los silenciosos: No saludan. No piden precio. No responden a las inquietudes del cajero. El único lenguaje que conocen es el de sacar la billetera y pagar.

Los mínimo-esfuerzo: Levantan la mano como si fuéramos colectivos. Protegidos por las leyes del consumidor, saben que somos nosotros los que tenemos que acercarnos y que ellos no deben mover un pie.

Los tiempo perdido: No importa cuántos libros les mostremos, no saben lo que buscan. Nada de lo que les pongamos frente a sus narices les resultará atractivo. Se arrepienten de haber entrado a la librería, pero les lleva quince minutos asumirlo.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

La pregunta despues de este post es:

¿¿¿ Cuales de estos son los predilectos de los libreros???

MELINDA dijo...

YO!!!!!!!!!!!!!!!

Marina dijo...

ja!
no me gustan los libreros de las grandes librerias.

saludos

Recontra dijo...

Soy un tiempo perdido!!!!!!!!!!!!

Reno dijo...

soy una mezcla de todos esos! aunque mi estilo es buscar en silencio, preguntar y sino llegar directamente con el titulo en la cabeza.

- el princesito lo tiene?!..


jajaja ese fue genial

Milhojas dijo...

muy buena pagina, estaria bueno tambien que haya alguna de los clientes, para contar por ejemplo cuando pedimos algun libro de deleuze y el que atiende nos pide que se lo deletreemos...

cebolla dijo...

Los de la última clase, eso son los peores. Que no te hablen, vaya y pase. Que te hagan perder tiempo, no lo soporto.

Anónimo dijo...

y todas la clases de clientes son la razon de ser de los vendedores

desagradecidos

Perroxido dijo...

Si hubiese tenido una uzi, hubiese agujereado miles de frentes de "minimo esfuerzo". De solo pensarlo...

r.- el corre ambulancias dijo...

yo soy de los caminadores/acopiadores

no me acerco a la caja, xq cada vez qeu encaro para la misma, encuentro por ahi un libro interesante y lo sumo al pilon que tengo en los brazos

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Espero Capitán que borres esa entrada y no permitas tanta pelotudez en ese blog!!!!!!!!

Melinda dijo...

Capitán es una falta de respeto esa entrada, tenés que borrarla para que no prosperen

Natalia dijo...

que curiosidad da esto!!!!!!!!!!!

chino black dijo...

Trabaje hace unos años en una libreria.El encargado era un fanatico absoluto de Cervantes y su Quijote.No puedo explicar la trasnformacion que sufrio su rostro, cuando alguien se acerco al mostrador y le pidio: "el caballero de la armadura abollada"
en vez del cab dela armadura oxidada.yo tenia entonces 21 años.
jamas podre olvidarlo.
me encanto el blog
salute*
.

Capitan Burton dijo...

No me gusta censurar.
Estimado anónimo (al que censuré): la puerta que usted quiso abrir es peligrosa. No es que sea ingenuo, y que crea que uno no puede reírse de las características que cada uno como habitante de un país determinado tiene. El problema es que es muy difícil hacerlo sin ofender. Yo, por lo menos, no me considero capaz de hacerlo. Es por eso que prefiero mantener esa puerta cerrada.
Espero lo entienda.

Lo saluda
Capitán Sir Richard F. Burton

Anónimo dijo...

sabés que es lo peor de haber eliminado el comentario? que los que entramos después nos morimos de ganas de saber qué c... decía!!!!!!!!!
besos me encanta el blog

Mandarina dijo...

esto nos obliga a leer todo el días el blog... rayos

besos capitán