"En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y Dios vio que estaba bien. El verde de los árboles, la altura de las montañas, el croar de las ranas. Todo era armonía. Y entonces Dios creó el primer mostrador... y una hueste de clientes surgió de las tinieblas. Y Dios calló y el mundo ya nunca fue el mismo".

lunes, 13 de abril de 2009

III

En estos días en que el clima todavía lo permite me gusta dejar las ventanas abiertas. Sentir el fresco mientras reviso los papeles. A veces me distraigo mirando las bibliotecas. Sobre un estante hay un globo terráqueo, más arriba un catalejo. En otra habitación un telescopio acumula polvo.
Detrás de una postal encontré el siguiente escrito, y al mirar esos objetos estoy casi seguro que Burton los usaba para buscar aquello que tanto anhelaba.

Tengo esta sensación que nunca he salido de la librería. Que nunca podré hacerlo. Aún cuando cruzo la calle, cuando me siento en el banco de una plaza, cuando estoy a cientos de kilómetros de la persiana que yo mismo bajé, lo único que veo son clientes. Si trabajara en una oficina me bastaría guardar los biblioratos y meter la engrapadora en el cajón para que todo ese mundo desapareciera. Salir a la vereda sería una experiencia renovadora, hacer las compras un verdadero respiro. Y sin embargo ahora no tengo forma de despertar de esta pesadilla. En las conversaciones con amigos puedo reconocer ese timbre de voz, ese cliente que ellos llevan dentro. Los reflejos de las vidrieras me muestran convertido en el monstruo que tanto temo.
Lo peor es saber que quizá no haya una salida. Y que si la hubo fue hace ya mucho tiempo. De todas formas tengo que seguir buscando, antes que vea mi propio puño golpeando un mostrador pidiendo el libro de quejas.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Pri

Walterio dijo...

¿Detrás de una postal? ¡Qué grata coincidencia!

Vulgar dijo...

Me hice una perfecta imagen mental.

johana marshall dijo...

bien por el regreso!

Patto dijo...

No sé donde está Burton... pero no sé si quiero que vuelva, esto es mucho más interesante!

Morty dijo...

¿El capitán a muerto si o no?
Y en cuanto a esto... Cada vez más creo que este blog es una serie de televisión obra de un gran director de cine...

Shirubana dijo...

Buenísimo eso de reconocer al cliente que hay dentro de uno por el timbre de la voz. Ojalá haya podido liberarse de todo eso ahora que no está.

Saludos

Alelí dijo...

dicen que "la mente es la que busca pero el corazón el que encuentra..." quizás está en la Fundación Favaloro...porque finalmente, como siempre, encontró lo que buscaba.
besos!

Classina P. dijo...

me gusta la nueva mirada de este lugar, también soy librera, es una esencia maravillosa la que sale de este texto, saludos

Anónimo dijo...

Para mi que a Burton lo rajaron de la librería. Por eso la ausencia y ahora estos refritos

Clau dijo...

Pero porqué quiere el Capitán, sacar de su vida esa capacidad desarrollada en años de vicisitudes, de reconocer al comprador??
Vaya! estoy cada día más metida en este enredo y cada vez sé menos!
Antoine, no baje los brazos! Siga! Busque! Ha de haber alguna pista, que permita encontrar la hebra...

Pequeña capitalista dijo...

Tu lugar de trabajo es infinitamente más divertido que una redacción, aunque los albures de fotógrafos y diseñadores lo hagan mas llevadero

Dina dijo...

el Capitan está enclaustrado por propia voluntad?

Sofy M dijo...

Seguro hay una salida.No se cierre.

Petardo Contreras dijo...

Somos todos parte de lo mismo, asi como todos llevamos un niño adentro, tambien llevamos un cliente permanente, hasta si uno se queja de la comida de la madre (mozo esta frio) y de una novia que tarda en maquillarse (que pasa mi tiempo no vale). Somos clientes de una vida

ShopGirl dijo...

Que bueno volver a leerte!!!!

:) Espero seguir haciendolo sr.

Besos

ojos de suri dijo...

Me pueden gustar Jack y Sawyer a la vez?
Galland y Burton?
El mousse de chocolate y el mousse de limón?
El saguchito de miga de jamón y queso
o el de pan francés de queso y salame?



Esto es una real contentura.

Germán Rampo dijo...

Genio! adelante con el escrutinio de los escritos del Capitán!! el giro que ha dado este blog es sensacional. Felicitaciones

Siempre atento a las noticias de Burton.
Germán
desde el taco de la bota

Gaby dijo...

jajaja,solamente los que trabajamos en atención al cliente podemos reconocer esa desagradable sensación de ODIO -injustificado, en un principio- hacia el que tenemos mostrador de por medio.

hormiga dijo...

Qué sensación de ahogo!
Hubo quien dijo que debíamos replantearnos cada año qué nos arrepentiríamos de haber hecho o de no haber hecho al año siguiente si pudiéramos ver como resultaron las cosas. De manera de, antes que respirar, pudiéramos hacer de nuestro destino algo del cual enamorarnos.

Ajenjo dijo...

Burton deambula entre los humanos, en una dimensión paralela...

Mariano dijo...

La primera frase del escrito está muy mal redactada. Dudo que esto sea de su autoría.

Terciopelo. dijo...

Antoine, si se puede husmear... se ven libros de cabecera del Capitán Burton???

El Beso de Woody dijo...

Vale. Siempre que el puño no se queje de todo lo que aprendió a no quejarse estando del lado contrario del mostrador.

Anónimo dijo...

Ché, espero que los amigos que te recuerdan a clientes no seamos aquellos a los que deleitaste recientemente con un guiso.

Isabel Allende

p dijo...

QUIEN ES GALLAND???? Antoine Galland, fue un escritor francés nacido en siglo XVII, introdujo en Occidente muchas narraciones tomadas de tradiciones orales de Oriente. La traducción que Galland hizo entre los años 1704 y 1717 sobre la colección de cuentos que intituló Noches arábigas a llegado a nosotros como Las Mil y una noches.

Gabriela Crea dijo...

Somos cazadores por naturaleza...y como la carne está en la gondola hemos salido a cazar otras cosas...tal vez ud sea algo más que un vendedor de libros y aún no lo sepa...o no se atreva a saberlo...quién puede culparlo.