"En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y Dios vio que estaba bien. El verde de los árboles, la altura de las montañas, el croar de las ranas. Todo era armonía. Y entonces Dios creó el primer mostrador... y una hueste de clientes surgió de las tinieblas. Y Dios calló y el mundo ya nunca fue el mismo".

domingo, 4 de febrero de 2007

Clarividencia

-Tenés el libro del hijo.. y la madre..?
-Harry Potter?
-Sí, ese.

Y se va, paga el libro y se va, como si nada. Como si todos los días alguien se metiera dentro de su cerebro. Como si fuera lo más normal del mundo que alguien le lea el pensamiento. Los milagros suceden a cada minuto, pero las mentes limitadas no pueden verlos. Gracias Osho.

4 comentarios:

Thisa dijo...

eso es muy Liners, hasta me imagino a los personajes :D

Capitan Burton dijo...

Thisa, muchas gracias por todos sus comentarios y gracias por este en particular. Me gustó imaginarme el diálogo ilustrado por Liniers. Gracias por este regalo imaginario.

Cassandra Cross dijo...

jijiji
realmente no logro imaginarme el hilo de razonamiento que llevó al vendedor a acertar con semejante carencia de datos! así que tendré nomás que creer en su clarividencia.

Cosa 'e Mandinga!

Capitan Burton dijo...

Cassandra: Esto me pasó a mi. Fue en el auge de los primeros libros. Recuerdo que pensé en una nota que había salido donde contaban la vida de Rowling. Y relacioné:
Hijo = Harry Potter (la cabeza de un cliente funciona por "balbuceo de conceptos", acá el concepto "hijo" implicaba que se trataba de un chico).
Madre = Rowling, que escribe las novelas para sus hijos.

Ok, tiene razón, no hay lógica. Clarividencia nomás.