"En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y Dios vio que estaba bien. El verde de los árboles, la altura de las montañas, el croar de las ranas. Todo era armonía. Y entonces Dios creó el primer mostrador... y una hueste de clientes surgió de las tinieblas. Y Dios calló y el mundo ya nunca fue el mismo".

jueves, 22 de febrero de 2007

Empatía

Los patos deben sentir lo mismo cuando comienza la temporada de cacería. Ven a los cazadores venir entre los arbustos con sus escopetas apuntándolos y saben que están en problemas. A nosotros nos pasa exactamente lo mismo. Sólo que nuestros cazadores son señoras, amas de casa armadas con listas indescifrables de libros escolares. Sí. Comienza la temporada de textos y los vendedores caemos de a docenas.
-Tenés estos 15 libros?
-El de lengua, de la tapita con una palomita azul?
-De sociales... mostrame todos los que tengas de sociales.
-No se cómo se llama... es de historia, para sexto, viste?
-Naturales 6? no la editorial ni idea, tiene un tero en la puntita izquierda, lo ubicás?

Nos acechan, esperan en la puerta antes de levantar la persiana y no se van hasta que el último vendedor cae vencido al piso.

19 comentarios:

un pato más dijo...

espectacular!

Durante cinco años fui un "pato" de temporadadelibrodetexto en Madrid.

Fuerza, loco!

Faco dijo...

¿Y no esperan a la gente como uno, que va a vender libros "usados" cuando no secuestrados de muestrarios editoriales, para bancarse el paco semanal? ¿O somos muy pocos?

nat dijo...

Y después la feria del libro... y el día del padre, y después la feria del libro infantil... (y el día del niño)... y el día de la madre... y las fiestas...
Esto es de nunca acabar!

Me gustó mucho este sitio. Gracias!

sebastian v dijo...

las amas de casa son lo pero, las odio...

Anónimo dijo...

Y????????
CUANDO ESCRIBEN!!!!!!!!

Verónica Sukaczer dijo...

Hola muchachos. Me enviaron acá, tal vez de castigo porque he escrito en contra de los empleados de librería, y me ha gustado mucho el blog. Me hacen acordar a "Memorias de un librero", de Yanover. Es como continuar leyendo. De todos modos me mantengo en mi posición generalista sobre los empleados de librería, que poco y nada saben de libros. Por lo menos los de las librerías que yo visito. Creo que me huyen en cuanto entro porque pido libros difíciles, y encima hago comentarios -a propósito, por supuesto- como: "si se cae el sistema no tienen idea de que es lo que pido, no?". Insoportable yo. Pero ellos se lo merecen. De todos modos, y para no quedar tan mal, también he homenajeado alguna vez a aquellos libreros que me iniciaron en la literatura.
Listo. Los sigo leyendo.

Paulus Cerberus dijo...

Por alguna razon, encuentro muchos paralelismos entre su trabajo en la libreria con mi trabajo en la farmacia. Siempre vienen buscando que sepamos "todo", cuando son los clientes los que tendrian que traer, ya sea anotado (en su caso) o con una orden del medico (en mi caso), el nombre de lo que necesitan. Si me habran caido a las tres de la madrugada (trabajo el turno de la nochie) buscando la pastilla rosa para el resfrio, o esa que es para el dolor de muelas y ese verde y blanca. Soy auxiliar de farmacia y tengo que bancarmela solo a la noche.

Una cosa, me mató de risa lo del detalle del tero en la tapa

Libreros x la vida dijo...

Veronica Suckaczer,
Ya me imagino quien sos..nos venis probando todos los dias....

Matiu dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
pararrayos pedante dijo...

Matiu, tus expresiones tiran para abajo este blog genial. ¿Y si te vas a la tribuna de Tinelli, que falta poco para que empiece? El comentario de Verónica Suckaczer es certero: si a un librero le parece pedante pedir, por ejemplo,un libro de Heinrich Heine que se llama "Memorias del Señor de Schnabelewopski", estamos perdidos. Eso me sucedió a mí: yo sabía que el libro estaba (un ejemplar), pues lo había reservado por T.E. Pero el espanto, el desconcierto y el fastidio que generó el pedido cuando me presenté en la filial de la gran cadena (se hablaban de un piso a otro por internos y no sabían en que sección buscar el libro, que, además, ya debía estar en una caja, reservado)fue descomunal. En cambio, en otra librería, me dieron cátedra cuando fui a comprar el guión de una ópera de Wagner. Hay de todo, pero hoy por hoy, uno se conforma cuando, el menos, le ponen garra.

Verónica Sukaczer dijo...

Gracias amigo Pararrayos, usted es un cable a tierra. Matiu: te invito a putearme en mi blog, donde vas a tener más público.
Ahora bien... ¿y si entre los que me quieren y los que me detestan se ponen de acuerdo y escriben mi apellido bien? :-).

el nibelungo del chiringuito 59 y 1/2 dijo...

Nardo: Gente que lee,pero es arrogante, presume de conocer muchos libros, y humilla luego a vendedores de libros que no leen, o si leen, con todo su derecho, cosas distintas de sus gustos.

Parado detras del mostrador soy vendedor, pero muchas veces entre
como comprador. En la vida soy librero:quien no puede guardar
un secreto del libro que leyo ,le gusto y tiene que comentarlo. Leo.
Nardo!!!
me siento tocado porque alguna vez me han dicho lo que lei por ahi
arriba. Pero si es verdad que
alguna vez entré a una libreria a indagar sobre el conocimiento del
vendedor. Al ver que no era lector.
CON HUMILDAD Y RESPETO ME CALLE LA BOCA.
El sabio no fanfarronea con sus conocimientos solo los comparte
amorosamente,en voz baja, el intelectualfanfa, grita, presume de arrogancia y arremete contra el pobre infeliz que la atiende.Es
verdad que en algunas librerias hay gente que no lee, Y?.
en los mataderos tambien hay gente que no faena bien, y no creo que
vayas a protestar a un carnaza,robusto, rudo, velludo y cubierto de sangre con un cuchillo entre sus dientes, con unas tripas alredor del cuello a manera de bufanda.

Si no encuentras sigue buscando, asi como muchas veces yo como
librero me deslome buscando libros inconseguibles para ti Nardo
hermoso, busca tu un vendedor que lea, y hay gente que no solo lee sino que tambien pone voluntad y quiere aprender contigo, pero se pillo piltrafilla, si vez que alguien no lee o lee bazofias,y no te gusta, da media vuelta y calla, porque la proxima vez que vayas a esa libreria y fanfarronees , no te va a atender Magoya.Fulano menos y Cadorna, .... Cadorna no vino.Y cuando pidas algo solo escucharas el canto de los grillos.
Cri-cri-cri.!!!!!
Yo soy lector, soy librero, pero estoy muy lejos de ti ahora, para darte un abrazo de 2000 kg/fuerza.
Un abrazo a todos los libreros, a los que leen y a los que no leen.
(que ya les va a pegar el sublime vicio).
He dicho. Y no hablo mas de este tema.

pararrayos conciliador dijo...

che,Nibelungo...¿y si te hacés pastor?
noto en tu melancólica parrafasada el tufillo de quienes odian a sus "clientes" y empiezan a llamarlos bajo un título general: son "la gente". "La gente siempre...etc".
Y si se ponen muy sectarios con los comentarios el blog perderá el "fair play" y la elegancia que predomina en las apostillas del capitán. tranquilo, que esto es humor, esto es una sonrisa donde todos podemos reconocernos. yo también una vez pedí un libro..."que tiene una mosca en la tapa" (Creo que era "Zen para principiantes" y me lo había pedido mi señora). Así que me divertí con lo del tero, también.

Sebastián dijo...

Yo, buscando "Rocanrol" de Osvaldo Aguirre, libro cuya reseña había perdido, es decir, dejado enterrada en un viejo número de "Radar":

--Busco un libro de un autor argentino, de cuentos policiales con periodistas. Salió hace uno o dos meses, no me acuerdo el título ni el autor. Es blanco y creo que el título empieza con erre. Sí, soy de *esos* clientes.

Es decir, al menos pedí disculpas de antemano.

Pero, más allá de reconocer la problemática del cliente clueless (yo también trabajé en librería, y para colmo en una que estaba al lado del cine de un shopping, así que imagínense), es cierto que la formación de la mayoría de los empleados de librería deja muchísimo que desear.

Al menos por el repetido contacto con los libros y los catálogos, el tipo tiene que saber que hay, o hubo, o puede haber habido un tal Cheever, por ejemplo, aunque no recuerde que el año pasado se editaron dos enormes volúmenes con sus cuentos. El tipo tiene que saber que Joyce no es Jois, tiene que tener idea de al menos algún título de García Márquez, aunque no haya leído ninguno. Existe una especie de cultura general libresca que resulta indispensable para estar en ese lugar. Y no se exige.

Dicho esto, quiero agregar (para eso vine a este blog) que la puteada a Verónica (una persona que, según lo que cuenta, no hace más que reclamar este mínimo de calidad de atención en un negocio dedicado nada menos que a la distribución masiva de cultura) revela un odio profundo, una amargura de antemano que casi casi da lástima. Algo anda horriblemente mal en alguien que está tan a la defensiva.

No estoy en contra de las "malas palabras" (hasta me hace reír esa frase), pero sí en contra de quienes reciben con semejante intolerancia un comentario que no sólo tiene que ver con el tema del post, sino que incluso aporta elementos claves.

Anónimo dijo...

todo empezó con las sras. q compran los textos escolares no? PERDON!!!!!!!!!!!!!!
Soy docente y pido manuales, no sabía que causaba tanto alboroto!!
sirve un beso de disculpa chuick!!

el nibelungo dijo...

Parrarayos,

Me he descargado, ya no confrontare mas con nadie, me siento agotado.
un abrazo a todos, clientes y vendedores.

Pararrayos nibelungo dijo...

Amigo Nibelungo, para que usted sepa, uno de mis libros favoritos se llama "Héroes Medievales", que incluye "El oro de los nibelungos". De paso se lo recomiendo, ni tiene moscas en la tapa y es de editorial Cántaro.
Abrazo

zanahoria dijo...

Nunca aprecié los stans de libros escolares de la Feria del Libro Infantil y Juvenil (chiste de mal gusto para cualquier joven lector que se precie como tal) y a sus vendedoras de sonrisa grande y voz de maestra jardinera.
Ahora veo que el cerebro se les ha vaciado luego de tantos duelos con madres mediocres incapaces de saber qué es una editorial...

Thisa dijo...

upa! que polemica... legue tarde pero aca estoy y no tengo ganas de guardarme lo que quiero acotar.

Los libreros, ademas de ser vendedores, tambien somos lectores y cada uno tiene predileccion por un tema especifico o varios.

si un cliente se me acerca a pedirme libros de fantasia o ciencia ficcion con gusto le recomendare muchos y hasta me detendre un rato a charlar con el.

Si me pide un libro de Osho y a su vez me solicita le recomiende el mejor le voy a ser sincera, no leo osho, pero la gente suele buscar este, o este otro y tal vez la ayude a elegir el que mas le guste, pero yo no leo osho.

Acaso tengo la obligacion de recordar en el libro de cortazar aparece determinado cuento?
Tengo la obligacion de haberme leido todo libro habido y por haber? eso es imposible...
Tengo que saber la diferencia entre niños indigo y niños cristal???

un librero debe tene un buen bagaje cultural, eso si, pero no significa que deba conocer todo.

Pero si, hay "libreros" que dejan mucho que desear.

Anecdota como ccompradora:
Yo, 13 años, periodo de fanatizacion por Shakespeare. Libreria en Bahia Blanca.
- hola, tenes la fierecilla domada?
- mmm, es muy viejo?
- .... es de Shakespeare....
- ah... pero es muy viejo?
- mmm bueno, calculale unos 500 años :p
- ah, claro, a ver...
- por ahi esta traducido con otro nombre, fijate por "la doma de la fiera"
- mmm no... (se acerca un compañero y me explica que no se esta publicando)
- uh... bueno, gracias.
- vas a tener que esperar que la hagan pelicula
- ...... (la mando a la mierda por Blasfema o le cuento que YA es pelicula, un clasico, que trabaja Liz Taylor?) jaja... si... hasta luego :s